Enfermedades de los peces de acuario más comunes [Guia completa]

Los acuarios son ecosistemas muy sensibles en los cuales deben cuidarse los parámetros para evitar perjudicar a los peces. Lamentablemente, muchas personas no saben cómo lidiar con las enfermedades de los peces de acuario. Por ese motivo, es importante crear concientización sobre los problemas de salud que pueden sufrir los peces de agua dulce.

Enfermedades de los peces de agua dulce más comunes

El desequilibrio en los valores del agua, las deficiencias nutricionales y el hacinamiento crean problemas en los peces. Usualmente esos inconvenientes desencadenan enfermedades potencialmente peligrosas en los peces de agua dulce, como parásitos, hongos, bacterias y virus. Conocer en qué consiste cada problema de salud, y las consecuencias que se derivan de estos, resulta bastante útil.

De esa forma, los individuos podrán tomar ciertas precauciones que los lleven a proteger a sus hermosos peces. En caso de que sus mascotas acuáticas ya sufran de hongos, bacterias, virus o parásitos, resulta necesario aplicar un tratamiento. Aprender sobre las enfermedades de los peces de acuario marcará una diferencia en la conservación de la vida.

Parásitos

Los parásitos forman parte de las enfermedades de los peces de acuario que deberían prevenir o tratar las personas. Entre los síntomas que presentan los peces, al padecer de esta enfermedad, está la pérdida del apetito. También suelen restregarse con los accesorios que se encuentran en la pecera y las paredes. Además, tienden a moverse menos y hasta se tornan inactivos.

Así mismo, la gente que tiene acuarios aprecia en los peces algunos cambios morfológicos, producidos por los parásitos. Comienzan a manifestar mucha mucosidad sobre la piel, manchas y, en ocasiones, feos y desagradables gusanos. Es muy importante que, en esos casos, comiencen un tratamiento adecuado lo más pronto posible para evitar que mueran los peces.

Existen varias enfermedades de los peces de acuario que los parásitos producen, como la enfermedad del punto blanco. También entran en esa categoría las enfermedades de los peces de acuario causadas por: gusano Lernaea y Hexamita. Conocer en qué consiste cada problema de salud contribuirá a un mejor diagnóstico y tratamiento.

Enfermedad del punto blanco

Una de las enfermedades, muy comunes en los peces de acuario, es la del punto blanco. La ocasiona o provoca un protozoo llamado Ichthyophthirius Multifilis, que ataca a casi todos  los  animalitos del acuario.  Aquellos que no son infectados se salvan por el buen estado del agua, la salud y una adecuada alimentación.

Después de ser atacados por este parásito, los peces empiezan a manifestar los siguientes síntomas especificados a continuación:

  • Comienzan a aparecerles por todo el cuerpo algunos pintos blancos, en especial en sus branquias.
  • Se muestran un tanto nerviosos y lo manifiestan al nadar raídamente y restregándose contra cualquier superficie.
  • Pierden las ganas de alimentarse.
  • Sufren problemas respiratorios.

Debido a que las personas desean que sus peces se curen de esta enfermedad, deben iniciar un tratamiento prontamente. Tienen que usar medicamentos apropiados para, no solo controlar el parásito, sino erradicarlo por completo. Los medicamentos que han resultado más eficaces, para tratar esta enfermedad, son el verde de malaquita y la formalina.

Referente al tiempo que tienen que administrarles los medicamentos a los peces, este es de aproximadamente siete días. Durante estos días, es importante que quiten el filtro de carbón activo y fortalezcan la alimentación de los peces. Saber bien cómo administrar el tratamiento llevará a una mejor y rápida recuperación de los peces.

Gusano Lernaea

El Gusano Lernaea origina una de las enfermedades de los peces de acuario que es común pero peligroso. Los ataca metiendo la cabeza entre el pez y dejando lo que resta de su cuerpo por fuera. Esto se hace muy evidente al observar en el pez unos hilillos que le cuelgan, mostrando la presencia del parásito.

Cuando los peces son afectados por el Gusano Lernaea, también presentan síntomas como los siguientes:

  • Comienzan a frotarse la piel contra cualquier elemento decorativo o las paredes del acuario.
  • Dejan de comer y empiezan a perder peso.
  • La piel se aprecia muy inflamada y les cuelgan algunos hilillos, que vienen a ser los gusanos.
  • Se les levantan las escamas y se producen ciertas hemorragias.

La cuarentena es uno de los primeros pasos que deben dar los individuos para darles un buen tratamiento a los peces. Después de eso, tienen que comenzar a tratar este gusano con medicinas apropiadas, con el fin de debilitarlo. Para ello pueden usar Metriponate y, si el parásito no cae, tienen que quitarlos con pinzas uno por uno.

Al intentar sacar el gusano, la persona debe asegurarse de lograrlo de forma completa, sin dejar dentro la cabeza. De no hacerlo así, el problema no se eliminaría y el pez seguiría sufriendo las consecuencias de la enfermedad.

Hexamita

El parásito llamado Hexamita lo ingieren algunos peces mediante la comida que les dan las personas. Los peces de agua dulce, como los cíclidos y anabántidos, lo ingieren comúnmente pero sin resultar para ellos un peligro. Sin embargo, los afecta si los peces se encuentran bajo  mucho estrés, son mal alimentados o tienen desajustes en el ambiente.

El Hexamita es un parásito que, de manera flagelada, se aloja permaneciendo en el aparato digestivo del pez. Entre los síntomas que se hacen evidentes al tener esta enfermedad están los siguientes:

  • El color de los peces comienza a tornarse oscuro y adelgazan en la parte del vientre.
  • Se les van las ganas de comer y las heces que expulsan son gelatinosas y pálidas.
  • Empiezan a adelgazar extremadamente y le salen orificios en el área de la cabeza, por la destrucción de ciertos músculos.

El tratamiento en estas enfermedades de los peces de acuario no siempre resulta completamente eficaz. Sin embargo, tomar la decisión  de administrarlo a los peces contribuirá a que estos no lleguen a morirse. Los antibióticos efectivos, como el Metronidazol y el Dimetridazol, pueden ayudar en la eliminación de este parásito.

Deben disolver estos antibióticos en el agua y darles sin interrupción este tratamiento, hasta la recuperación de los peces.

Hongos

Los hongos se encuentran entre las enfermedades de los peces de acuario que más comúnmente surgen. Cuando los hongos llegan a hacerse  visibles, deben usar un acuario alterno en donde tienen que disolver Tripaflavina. Al atacar este parásito, existen 2 tratamientos que pueden emplear para la curación de los peces de agua dulce.

El primero de estos tiene que ver con el tratamiento suministrado de manera local y precisa. Cuando sepan la ubicación exacta del hongo, las personas tienen que aplicarle Permanganato de Potasio en esa zona afectada. Deben usar el producto y disolverlo en el agua para una mayor efectividad.

El segundo tratamiento se relaciona con el uso de azul de metileno, disolviéndolo en el agua y haciendo baños. Aunado a esta disolución del azul de metileno, deben usar sal gruesa y, mediante baños, disolverlas en el agua. Si los hongos han llegado a afectar a una gran cantidad de peces en el acuario, deben hacerse procedimientos adicionales.

Bajo esa situación, lo más recomendable es que retiren las cosas que han colocado para decorar y las desinfecten. Para hacerlo se usa verde de malaquita pero también funcionan las fungidas comerciales para la desinfección.

Bacterias

Las enfermedades de los peces de acuario, que se presentan por la presencia de bacterias, pueden detectarse fácilmente. Usualmente son los peces heridos los que se ven afectados por este tipo de inconvenientes. Debido a eso, resulta aconsejable tratarlos rápidamente de forma apropiada para cuidar a todos los peces.

Hay algunos síntomas generales que dejan claro que un pez está siendo atacado por bacterias. Entre esos están la pérdida del color, la hinchazón corporal, la inactividad, la aparición de abscesos y el enrojecimiento. También podrían presentar inflamación en las aletas, dificultades para respirar y ojos nublados, como evidencia de la enfermedad infecciosa.

Las enfermedades más comunes que se relacionan con bacterias son: Exophthalmia, Podredumbre de aletas e Hidropesía. En cada caso los síntomas varían pero conocerlos todos les facilitaría a los individuos la identificación del problema.

Exophthalmia

Una septicemia de tipo bacteriana, o contraer tuberculosis, haría que el pez sufra una Exophthalmia. La falta de condiciones adecuadas en el acuario, y el deterioro del agua, generan esa clase de infecciones. Para distinguir si esta es la enfermedad que tiene su pez, los individuos deben fijarse en las características mencionadas aquí:

  • Adelgazamiento considerable.
  • Salida de órbita de un ojo o de los dos.
  • Hinchazón desmesurada en los ojos por la inflamación de los nódulos detrás de los globos oculares.

El tratamiento se debe basar en el mejoramiento de las condiciones existentes en la pecera para evitar mayores problemas. El pez afectado debe ser tratado con antibiótico, con cloranfenicol por ejemplo, añadido a su comida o en baños separados. Sin embargo, si los peces tienen tuberculosis, lamentablemente deberán ser eliminados por la falta de cura.

Hidropesía en peces de acuario

Las enfermedades de los peces de acuario, como la hidropesía, pueden ser detectadas por ciertos síntomas. Los animales acuáticos con esta enfermedad experimentan fallos renales o  fallos en sus intestinos. Esos daños internos se evidencian por la aparición de estos síntomas que sí pueden ser visualizados por el ojo humano:

  • Retención de líquidos que conlleva a la hinchazón del cuerpo.
  • Escamas sobresalidas del cuerpo con forma de puntas, en casos más graves.

El problema de salud es resultado de una dieta incorrecta, agua de baja calidad y ataque de bacterias. Ahora bien, el tratamiento indicado implica separar el pez afectado en un acuario de cuarentena, para evitar contagios. Se le puede someter a ayuno de 2 días o 3 días y aumentar la calidad en el agua. Claro está, también será necesario usar antibióticos, como prednisona y metronidazol para el difícil procedimiento de cura.

Podredumbre de aletas

Las bacterias, que se originan por las malas condiciones, producen muchas de las enfermedades de los peces de acuario. Una de las que se propaga es la podredumbre en las aletas, pues puede afectar el cuerpo completo del pez. De hecho, en casos de descuido, la enfermedad llega a causar daños a otros peces que conviven con el afectado.

Aunque este problema de salud no se visualiza en su etapa inicial, estos son los síntomas presentes cuando avanza:

  • Las aletas se muestran deshilachadas.
  • Se presencian roturas en las aletas.
  • En los peores casos, las aletas se desintegran.

Cuando la enfermedad aparece, deben usarse productos antibacterianos con amplio espectro y mejorar las condiciones de la pecera. Entre los productos que se recomiendan usar, con precaución, están el azul de metileno, el Nifurpirinol y la Clortetraciclina. Por supuesto, las recomendaciones están principalmente orientadas al tratamiento preventivo.

Virus

Las enfermedades de los peces de acuario relacionadas con virus están entre las más complejas. Eso se debe a las dificultades que se presentan, tanto para detectarlas como para tratarlas. Algunas de las que afectan con mayor frecuencia son: necrosis hematopoyética infecciosa, septicemia hemorrágica viríca, anemia infecciosa y linfositis.

Como sucede con otras enfermedades de los peces de acuario, los síntomas varían de acuerdo al tipo de virus. Sin embargo, en comparación con la enfermedad del punto blanco, la Exophthalmia, la Hidropesía y la Hexamita, hay menos documentación sobre virus. Por lo tanto, lo mejor es que las personas trabajen en la prevención de cualquier tipo de virus en su pecera.

Una forma de lograrlo es colocando en un acuario de cuarentena a los nuevos ejemplares, antes de unirlos al resto. En caso de que la persona detecte que uno de sus peces tiene un virus, también será necesario aislarlo. Después de ello, debe ser llevado a un experto para certificar el diagnóstico y dictaminar el futuro de pez.

Acuario de cuarentena

Informarse sobre qué es un acuario de cuarentena, y cómo crearlo, permitirá que las personas prevengan daños irreparables para los peces. Eso se debe a que la añadidura de nuevos peces, plantas o invertebrados podría ocasionar problemas de salud. Antes de incorporar cualquier ser vivo a la pecera, los individuos deberían colocarlo en un acuario aparte.

Este debe contar con el equipamiento requerido para que existan las condiciones adecuadas para la vida. Así podrán observar sus características y ayudarlos a adaptarse a las condiciones existentes en la pecera comunal. El tiempo de cuarentena, o aislamiento, que se recomienda está entre 1 o 2 semanas. Una vez que el animal acuático pase la prueba, puede ser incorporado con las otras criaturas del acuario.

Ventajas de tener un acuario de cuarentena

Acoger a las criaturas acuáticas en un acuario de cuarentena, antes de introducirlos en la pecera con los demás, reporta ventajas. Conocer cuáles son esos beneficios motivará a las personas a tomar la decisión correcta de tener un acuario de cuarentena.

  • Facilitan la adaptación de los nuevos ejemplares a las condiciones existentes, sin que se enfrenten a presiones jerárquicas que les generen estrés.
  • Evita que, en caso de que el nuevo integrante tenga una enfermedad, la contagie a los demás.
  • Hace posible el control de la alimentación y, de ser necesaria, la administración de medicación.
  • Se puede aumentar la temperatura para reducir las posibles bacterias y gérmenes presentes en las criaturas nuevas de origen desconocido.
  • Da la posibilidad de usar sal sin yodo para ciertas especies que son propensas al padecimiento de hongos.

Características

Quienes buscan crear un acuario de cuarentena, para prevenir o tratar problemas de hongos, bacterias, virus o parásitos, necesitan orientación. Analizar las características generales, que deberían estar presentes en ese tipo de ecosistema especial, les ayudará a recrearlas. A continuación se detallan cuáles son esas condiciones idóneas:

  • Un acuario con capacidad entre 12 L y 20 L.
  • Lleno con agua de la pecera en la que se piensa incorporar el ser vivo posterior al aislamiento.
  • Un difusor del aire para peces de agua dulce.
  • Fondo con arena o grava.
  • Decoración artificial, como plantas o rocas que sirvan de refugio.
  • Un filtro básico.
  • Iluminación ambiental.
  • Un calentador para los peces tropicales