Mejores Raspadores de algas de acuario

Uno de los problemas más comunes en los acuarios consiste en la presencia de algas. Afortunadamente, existen distintos raspadores de algas que logran eliminar ese inconveniente de manera eficiente. Quienes no tienen conocimientos sobre estas herramientas para acuarios, se beneficiarán de aprender a elegir una para comprarla.

¿Qué son los raspadores de algas?

El nombre de los raspadores de algas indica automáticamente la función que cumple esa clase de herramienta. Las algas básicamente son plantas unicelulares caracterizadas por una rápida colonización en las peceras con parámetros desequilibrados. Eso sucede, sobre todo, en los acuarios con mucha iluminación y exceso de fosfatos y/o nitratos.

Estas plantas no perjudican solamente la estética de la pecera, también podrían influir negativamente en la vida de los peces. Por ello, es beneficioso contar con una herramienta que facilite su eliminación rápida y simple, sin dañar a los habitantes del acuario. Debido a sus características, una herramienta de este tipo puede usarse habitualmente sin generar problemas.

¿Qué tener en consideración al elegir un raspador de algas?

Hay diferentes raspadores de algas en el mercado, debido a que distintos fabricantes los desarrollan. Aunque todos parezcan ser útiles, es lógico que existan algunas opciones mejores que otras. Debido a eso, es comprensible que las personas tengan dudas sobre cuál comprar o prefieran elegir cualquiera.

Sin embargo, con el fin de hacer una buena inversión, los dueños de acuarios necesitan tener en consideración distintos detalles. El diseño, la marca y el precio de cada modelo deberían ser factores que guíen la elección final. De esa manera, cada individuo podrá tener un raspador que se adapte a lo que necesita en su acuario. Como resultado, se evitará que las algas proliferen en y hagan ver mal la pecera o afecten negativamente a los peces.

Diseño

Una de las cosas que varían en los raspadores de algas consiste en el material usado para su fabricación. Algunos se fabrican con aleación del aluminio, otros son plásticos y para otros se emplea acero inoxidable. El material con el que se hagan va a incidir en su resistencia y en su durabilidad a largo plazo.

Por otra parte, hay ciertas opciones que vienen con una medida estándar, pero otros pueden adaptarse para ser más largos. Dependiendo de su longitud, se puede calcular a qué profundidad llegan y, por lo tanto, en qué acuarios conviene usarlos. Algunos diseños incluyen detalles extras en los cuales también resulta beneficioso fijarse al momento de elegir.

Marca

Por supuesto, como sucede en otras áreas del mercado de accesorios para acuario, hay marcas que poseen mayor reconocimiento. Este es un factor que conviene tener en cuenta, pues muchas veces está directamente relacionado con la calidad. Ciertos fabricantes reportan mayor confianza, porque se han ganado una buena reputación gracias a sus excelentes productos.

Precio

Evaluar la relación entre la calidad y el precio es otro punto importante de la compra de un raspador. El objetivo no es hacer un gasto excesivo en una herramienta como esta. A pesar de ello, tampoco es correcto optar por una opción solamente porque es la más barata. Debe haber un equilibrio a este respecto para que se considere apropiada la compra de determinada opción.

Consejos para prevenir la aparición abundante de algas

Tener un raspador de algas resulta necesario, pero la continuidad de uso dependerá del cuidado del acuario. La mejor forma de cuidar la estética de la pecera, y a los habitantes acuáticos en ella, se basa en la prevención. Al evitar que aparezcan algas continuamente, los individuos se ahorrarán el tiempo que toma removerlas posteriormente con un raspador.

Seguir ciertas sugerencias contribuirá a la reducción de la frecuencia con la que aparecen las algas y su volumen. Dichos consejos son fáciles de seguir y se especifican aquí:

  • Instalar un filtro que se encargue de depurar el agua.
  • Efectuar cambios periódicos del agua.
  • Llevar a cabo la limpieza del acuario vacío.
  • Realizar test o pruebas que permitan la medición de los parámetros que determinan la calidad del agua para verificar que son los correctos.
  • Usar un sifonador para hacer limpiezas seguras sin necesidad de vaciar la pecera por completo.
  • Una vez que aparezcan las algas, usar el raspador para eliminarlas y evitar sus efectos perjudiciales.