Algas en el acuario: Causas y soluciones

Algas en el acuario: Causas y soluciones

Uno de los problemas más comunes, en los acuarios, consiste en la presencia de algas de diversas formas y color. Aunque hay criaturas acuáticas que se alimentan de esas plantas, es probable que no baste con tenerlas dentro de la pecera. Para prevenir o eliminar las algas, es necesario conocer de qué tipos hay, sus causas y los métodos de control.

¿Qué son las algas?

Las algas resultan necesarias en los acuarios pero, al abundar, se convierten en un inconveniente que debe ser resuelto. No se trata simplemente de un problema de estética, porque el acuario se ve mal, pues está involucrado mucho más. La salud de los habitantes acuáticos corre peligro si hay muchas de estas plantas en su hábitat.

Eso se debe a que, en términos generales, los desequilibrios en los parámetros del agua son los que causan ese problema. Aunado a ello, la falta o el exceso de iluminación podrían empeorar esta clase de descontrol acuático. Ahora bien, debido a que existen diferentes tipos o clases de algas, hay diferentes causas específicas relacionadas con su aparición. De forma similar, el procedimiento para eliminarlas es distinto en cada caso, pues depende del tipo de alga presente.

Tipos de algas

Lamentablemente, las algas usualmente se convierten en un problema para quienes tienen peceras, pero no siempre son las mimas. Son diversos los tipos que existen de algas, y es importante que las personas aprendan a identificar cuáles hay. Con esos conocimientos, sabrán qué especie es la que prolifera en su acuario particular y será más sencillo eliminarla.

Entre las más conocidas están las siguientes: marrones diatomeas, diatomeas verdes, punto verde y Green dust. También hay verdes filamentosas, azules cianobacterias, marrones filamentosas, rojas cortas rodophytas y pincel. Cada una tiene sus propias características que hacen posible su distinción y algunas son más dañinas que otras.

Marrones diatomeas

Hay un tipo de algas que forma parte  de la familia diatomeas, destacándose por su color marrón y una apariencia como oxidante. Además, tienen una capa un tanto fina, que llega a abarcar una parte bastante considerable del acuario. Por lo regular, se manifiestan al pegarse entre el cristal y el sustrato, en la parte más baja de la pecera.

Tratan de apegarse o adherirse donde haya cierto material orgánico, que esté en su proceso para descomponerse.

Diatomeas verdes

Las diatomeas verdes sobresalen por presentar una apariencia muy vistosa y un tanto escandalosa. Por ello es que, cuando salen, las personas que tienen acuarios las pueden detectar de forma muy rápida y fácil. No son algas que necesariamente se adhieren al vidrio del acuario, ni a su decoración, como sí lo hacen otras.

Básicamente, lo que hacen este tipo de algas es apoderarse de la mayor cantidad de agua en el acuario. Este hecho origina que el agua que se encuentra en la pecera se torne a una apariencia turbia.

Punto verde

Las algas punto verde le deben su nombre al hecho de que forman puntos en distintos diámetros, que presentan una coloración verde. Al crecer, pueden manifestarse apegándose al vidrio o cristal, al igual que lo hace sobre las plantas y la decoración. Afortunadamente, su adherencia sobre el cristal no es muy fuerte, algo que les permite a los individuos despegarlas fácilmente.

Green dust

La Green dust es muy semejante a las algas punto verde, en el sentido que genera puntos verdes. Estos puntos son de distintos tamaños y no aparecen muy frecuentemente, ni se enredan entre la decoración ni las plantas. Principalmente, la gente va a notar su presencia al verla concentrada en el vidrio de sus acuarios.

A pesar de que la Green dust es muy similar a la punto verde, se diferencia al quitarla del vidrio. Al hacer esto, los individuos notarán la aparición de algo semejante a una tela, un poco fina, que cae del vidrio. Esta tela cae al agua del acuario y queda flotando, cosa que no pasa con el alga punto verde.

Verdes filamentosas

Dentro de las características, que destacan a las algas verdes filamentosas, están sus dos versiones distintas. Una de ellas se distingue por su tamaño largo, el cual  es de 15 mm o 1,5 cm, y la poca frondosidad. Estas suelen aparecer entre las plantas, sus hojas y tallos, aunque también pueden presentarse en otros elementos que conforman la decoración.

Comúnmente, cuando aparecen estas algas, también pueden ver cómo aparecen concentraciones de amoniaco en pequeñas proporciones. La otra versión de las algas filamentosas es pequeña, pues su tamaño no alcanza superar los 2 mm. Estas sí son muy frondosas y afectan, en sus hojas, a las plantas que crecen lentamente junto con los vidrios y la decoración.

Azul cianobacteria

La azul cianobacteria no es propiamente un alga, incluso su nombre está muy asociado con este hecho particular. Son bacterias fotosintéticas que presentan, en su estructura, una similitud con las algas reales. Tienen un olor que las caracteriza por ser como el del amoniaco, por lo que resulta tóxica y peligrosa para los peces. Su color, que es verde-azulado, facilita el identificar la presencia de esta clase de bacterias entre las algas comunes.

Marrones filamentosas

Tal como su nombre lo indica, las algas marrones filamentosas poseen un color marrón con filamentos de tamaño variado. Por regla general, alcanzan a medir de 6 a 10 mm y, al ser viscosas, se sienten un poco desagradables al tacto. Además, se sabe que se adhieren en varias superficies, de manera particular tienden a pegarse sobre la decoración y las plantas.

Rojas cortas rodophytas

La aparición de las algas Rojas cortas  rodophytas es más común en las plantas cuyo crecimiento es lento. Sin embargo, también suelen aparecer en las hojas que ya están viejas, caracterizándose por  su color verde fuerte, a veces negro. Otra de sus características se basa en poseer unos pelos bastante cortos.

Pincel

Uno de los detalles distintivos en el alga pincel es su color verde fuerte, que en algunas ocasiones se torna negro. Suele manifestarse mediante su crecimiento en los troncos, hojas viejas y las rocas que se usan para decorar el acuario. Su nombre se deriva por el hecho de crecer en grupos, que tienen mechones de 6 a 12mm.

Causas y control de algas

Está claro que hay diferentes tipos de algas en los acuarios y las causas por las cuales se derivan también son distintas. Por lo tanto, es lógico concluir que la forma de eliminarlas también varía de un tipo a otro. Al saber identificar qué alga abunda en su preciado acuario, las personas podrán averiguar cómo hacer que desaparezca.

Aunque hay ciertos animales acuáticos, como moluscos y peces, que consumen las algas como alimento, estas podrían convertirse en una plaga. Es en esos casos en los cuales se debe recurrir a medidas específicas, que generen resultados efectivos muy pronto. Conocer por qué surgieron también les será útil, para evitar que posteriormente vuelvan a aparecer y tengan que encargarse de ellas.

De hecho, es bueno que los individuos se informen sobre las causas de otros tipos de alga. De ese modo, prevendrán por completo su aparición y protegerán a los peces que están en el hábitat fabricado.

Pincel

Los acuarios con niveles muy elevados de fosfatos y hierros y escasez de CO2 presentan algas pincel. Eso se debe a que el hierro en exceso evita que las plantas absorban el fosfato. Cuando aparecen, se debe usar un sifonador para eliminar la mayor cantidad posible y echar tanto agua oxigenada como glutaraldehído.

Por cada 100 L, deben ser 10 ml del agua oxigenada en la mañana y 5 ml del glutaraldehído en la noche. El deber ser es aplicar ese tratamiento hasta que las algas desaparezcan por completo, usualmente eso ocurre en 10 días.

Rojas cortas rodophytas

Las peceras que carecen de CO2 y tienen calcio o fosfatos en exceso, tienen algas cortas rodophytas. Para que desaparezcan poco a poco, se deben realizar cambios del agua para hallar el equilibrio en los nutrientes. Si tarda mucho y las algas no desaparecen en ciertas hojas, lo mejor es cortar la planta para eliminarlas.

Marrones filamentosas

Al descuidar la pecera y no darle un mantenimiento adecuado, surgen algas marrones. La iluminación deficiente, la carencia de CO2 y el alto nivel de fosfatos, constituyen otros motivos para su aparición. Con el propósito de combatirlas, se deben hacer cambios del 50% de agua y suspender cualquier fertilizado. También será necesario aumentar el CO2, lo máximo posible, y reducir la cantidad de alimentos para peces que se proporciona.

Azul cianobacteria

Los defectos en los nitratos y los excesos de fosfatos producen las algas verde azuladas. Quienes tienen un acuario con muchas plantas que crecen rápidamente y agotan los nitratos, se enfrentan a este problema. Aparte de ello, la circulación errónea del agua o la materia orgánica, que se descompone, son otras causas.

Debido a que reducen el oxígeno y son tóxicas, es necesario que los dueños de acuarios las eliminen prontamente. Para lograrlo al principio, deben valerse de un sifonador para extraerlas fácilmente, porque no se adhieren. Sin embargo, seguramente volverán a aparecer de manera recurrente.

Por lo tanto, debe mostrarse persistencia al cambiar el 50% de agua, para eliminar fosfatos e incrementar la oxigenación. También se debe agregar nitrato potásico, que reestablecerá el equilibrio, y tapar el acuario por 3 días para reducir la iluminación. La añadidura diaria de eritromicina, 1 pastilla de 500 mg, y nitrato potásico, 1g por cada 2000 L, también será útil.

Debido a que no existe un tratamiento específico, se deben tomar todas las medidas indicadas y usar productos anti-algas. Así, junto con la vigilancia estricta de los parámetros, irán desapareciendo esas bacterias fotosintéticas que son tan perjudiciales.

Verdes filamentosas

Las algas verdes filamentosas se producen por el desequilibrio, con alta presencia de fosfatos y reducida cantidad de nitratos. Debido a ello, tal como se hace en otros casos, se debe cambiar el agua frecuentemente para que haya menos fosfatos. Para solventar la falta de nitratos se usa nitrato potásico, y es recomendable utilizar el sifonador en cada cambio del agua.

Green dust

Con el aumento del calcio, la dureza y los fosfatos del acuario, aparecen algas Green dust. Sin embargo, estas pueden ser eliminadas con la suspensión del abonado, si se está realizando, posterior a una buena limpieza. El cambio del 30% del agua, y la nivelación de los parámetros, son otros factores incidentes en la desaparición del inconveniente.

Punto verde

El hecho de que aparezcan algas punto verde indica exceso de abonado en el acuario. Eso también puede ser una señal del aumento de nitratos y/o la descompensación de fosfatos, por niveles extremadamente bajos. Su proliferación se reduce al hacer cambios del 25% de agua, cada 2 días, hasta que se reduzcan los nitratos.

Después de cada cambio, es esencial añadir fosfato monopotásico para obtener mejores resultados, más prontamente.

Diatomeas verdes

Uno de los errores, que produce algas diatomeas verdes, consiste en usar agua de grifo para llenar el acuario. Si se hace eso, la presencia de fosfatos y silicatos será demasiado alta, lo cual traerá problemáticas como esta. La descomposición en los alimentos congelados, como la artemia o el mysis, también genera estas algas.

Para empezar a tratar el problema, se elimina el 50% de agua y se sifona el sustrato. Luego de ello, se añade líquido nitrificante que provocará que las bacterias reduzcan el excesivo nivel de nitritos. Mientras se ejecuta este proceso, que usualmente dura entre 4 y 5 días, es bueno apagar la iluminación y añadir anti-algas.

Cuando pasen los 5 días, se cambia el agua nuevamente, sin echar el anti-algas. Con respecto a la iluminación, esta se enciende después de 7 u 8 días, cuando las algas estén disminuyendo.

Marrones diatomeas

Las algas marrones suelen desaparecer pronto y no proliferan en gran manera, en comparación con otras. Generalmente se producen por exceso de nitratos o fosfatos y la iluminación escaza en la fase inicial del ciclado. Su erradicación se logra fácilmente, pues solo basta con eliminarlas de manera manual y elevar la iluminación.